«Mariposas»

“¿Para qué estoy aquí? Me preguntaba una y otra vez. Fue una tarde cualquiera cuando, al hacer nuevamente la pregunta, una mariposa con sus bellas y coloridas alas jugueteó a mi alrededor. La observé. Se veía ligera, libre y vulnerable. Sin embargo, algo me dijo que esa vulnerabilidad llevaba implícita una gran valentía. No pude evitar pensar en todo el proceso de metamorfosis que le había llevado a volar con tanta gracia y soltura. La eclosión del huevo que la cobijó en un primer momento, las constantes mudas de piel que le hicieron crecer cuando tan solo era una larva, el tiempo de oscuridad en la crisálida que la protegía y por fin, una vez  sintió que esa capa comenzaba a oprimirle, no dudó en romperla y salir, no dudó de ella misma, ni en el poder de sus nuevas y hermosas alas, las mismas que batiría con fuerza cuando, en un salto de fé absoluta, aceptara que había dejado de ser oruga y tocaba alzar el vuelo. Entonces, dos palabras vinieron a mi mente… BELLEZA Y TRANSFORMACIÓN”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat