La Astrología con enfoque psicológico es un lenguaje simbólico y arquetípico súper completo y preciso que nos regala la oportunidad de profundizar en el propio autoconocimiento.

Una de las herramientas principales y más potentes es la Carta Natal o Carta Astral. En ese mapa natal se observa el entramado energético que conforma la psicología de la persona, dando muchísima información acerca de sus motivaciones, ritmos, retos, patrones de comportamiento, y otros aspectos de la personalidad que requieren observación, conciencia y aprendizaje.

Para que se comprenda bien, siempre me gusta poner el siguiente ejemplo. Imagina que tienes un vehículo, pero no conoces qué tipo de combustible necesita. Tampoco sabes si sus neumáticos están hechos para el asfalto o para los caminos de tierra. Si su motor tiene más o menos potencia. Nunca pondrías un coche de carreras para labrar en el campo, ¿verdad? Tampoco meterías un tractor en un circuito de velocidad. Pues con nosotras pasa algo parecido. Si partimos de la base de que somos un alma que habita un cuerpo/personaje/vehículo, ¿cómo podemos vivir esta experiencia si no conocemos nada de él? Nos educan bajo los mismos paradigmas, crecemos con creencias similares acerca de lo que se supone que es el “éxito”, lo “normal”, lo “correcto”. Llegamos a la vida adulta tratando de encajar en moldes que no están hechos para nosotras y totalmente alejadas de nuestra individualidad. Sin embargo, gracias a la carta natal, empezamos a ver de cerca ese vehículo y es tremendamente liberador y amoroso descubrir de qué pasta estamos hechas, qué nos mueve, en qué somos buenas, con qué partes de la personalidad nos identificamos más y con qué partes menos, cuáles son nuestras debilidades y dónde hallamos aprendizaje. ¡Es una pasada!

El enfoque psicológico nunca limita, predetermina ni, mucho menos, predice. Todo lo contrario, esta visión expansiva nos ayuda a ponerle palabras a las energías disponibles, propias y del momento, pudiendo tomar conciencia de ellas y usarlas en pos de nuestra evolución.

Por tanto…

¿QUÉ ES LA CARTA NATAL?

Es una foto del cielo en el momento del nacimiento de una persona y se calcula a través de la fecha, hora y lugar de nacimiento.

De forma muy simplista y general, se puede decir que en ella aparecen:

  • Los planetas: que representan las funciones de nuestra psique. Por ejemplo, la luna representa el mundo emocional, Marte la guerrera, nuestra forma de accionar, defendernos y conectar con nuestro deseo, Mercurio representa nuestra forma de comunicar, de aprender y de poner en movimiento la información mental, etc.
  • Los signos: cómo se manifiestan estas funciones, su cariz o tono.
  • Las casas: ámbitos de la vida en las que la energía del signo/planeta se hacen más evidentes.
  • Los aspectos: es el diálogo que mantienen los planetas entre sí.

No obstante, la interpretación requiere de un análisis profundo y detallado de todo el entramado arquetípico y energético.

La Carta Natal de una persona representa la configuración energética con la que nace, la semilla, la base sobre la que despliega su personalidad y psicología. Esta composición se traduce en recursos personales, talentos, capacidades, aprendizajes, programaciones, y aspectos de la psique que requieren observación y conciencia para que esta experiencia terrenal sea lo más enriquecedora, expansiva y creativa posible. 

¿CÓMO LO HACEMOS?

La lectura de la carta natal requiere de un estudio profundo y previo por mi parte, necesitando para ello tus datos de nacimiento: fecha, hora y lugar. Una vez realizado, tenemos una consulta de una hora y media/ dos horas donde te detallo toda esta información.

Las sesión pueden ser presencial u online a través de la plataforma Zoom, quedando grabada para que puedas escucharla todas las veces que quieras. Se entrega mucha información, por lo que es recomendable volver a ella siempre que lo necesites.

 

INVERSIÓN

El precio de la lectura es de 100€, que se abonan a través de Bizum o por transferencia bancaria una vez que confirmemos la cita.

 

Si te apetece profundizar en el conocimiento de ti misma, estaré feliz y agradecida de acompañarte.