Luna

Cada noche, la luna la acunaba al eco de una nana. Tranquila, era llevada hacia mundos lejanos, cargados de seres fantásticos, castillos y aventuras. Allí, no existía el miedo ni el dolor. Todo le era dado. Cuando despertaba, podía sentir …

Querida yo:

Querida yo: Suelta lo que te pesa, últimamente parece demasiado, aunque trates de contenerlo y contenerte. Saber que tu corazón está en otra parte e ir incansable hacia él, hacia un destino lleno de incertidumbre, puede ser toda una aventura, …